Cancerbero Luthier

“Cancerbero Luthier” es la firma del artesano Uruguayo Agustin Silva constructor de instrumentos musicales, su principal salida son los cajones peruanos y flamencos (tiene hasta 4 variedades de estos), también fabrica instrumentos de cuerda como ukuleles y cada tanto alguna guitarra.

 

Un Instrumento de Luthier

La gran diferencia que presentan los instrumentos de Cancerbero Luthier está marcada por una forma de sentir y pensar a la hora de construirlos, esta diferencia se manifiesta en los procesos de construcción, y es más evidente aún en los tiempos de construcción: Cancerbero Luthier no fabrica instrumentos de forma seriada, se trata de una producción muy reducida de instrumentos de un solo artesano, en general se maneja por pedidos.

Los resultados son excelentes, no es posible comparar un instrumento construido por un luthier con un instrumento construido de forma seriada por una fábrica o un taller de varias personas, el nivel de detalle que un luthier dedica a sus instrumentos es mucho mayor, prácticamente conoce todos los rincones de cada pieza, hablamos de una calidad insuperable por los instrumento de fábrica.

Lo bueno de encargar un instrumento de luthier es que se pueden pedir otros detalles que generalmente las fábricas no pueden ofrecerlos por su modalidad de comercialización y los costos que conllevaría construir instrumentos con personalidad, para eso están los luthiers.

Los Cajones y sus materiales

Actualmente Cancerbero Luthier se encuentra en su cuarta generación de cajones, las pruebas sucesivas han determinado los mejores materiales de construcción, placas listonadas de madera maciza, la belleza de la caoba amazónica y las tapas de Guatambú son sus predilectas vetas. Único en el mercado en preferir estos materiales (generalmente los cajones se construyen con placas de compensado).

La terminación

¿De qué sirve construir con el mejor material posible si se termina una pieza con gruesas capas de selladores plásticos y barnices corrosivos?

La terminación es muy importante, es el punto exacto donde se conectan músico e instrumento, es el lugar preciso en donde se manifiesta la música.

Terminar un instrumento como se termina de lustrar un automóvil o barnizar un mueble es un gran error: el instrumento debe ser lustrado de otra manera, Cancerbero Luthier prefiere la goma laca y la técnica del lustrado con muñequilla: es un trabajo de varias semanas que demanda mucho tiempo pero de un resultado inigualable por los barnices modernos.

La goma laca es una resina, el insecto que produce dicha resina habita en el sudeste asiático, es un producto que se consigue ya que se la utiliza en la terminación de guitarras clásicas profesionales, de esta forma se consigue el mejor sonido para el instrumento.

Cancerbero Luthier ha descubierto que la utilización de la piedra pómez (piedra de origen volcánico utilizada en la técnica de lustrado con muñequilla como sellador de los poros de la madera) es ideal para trabajar en la tapa de los cajones: la tapa se carga con un conjunto de armónicos impresionantes, los cajones suenan de una forma muy particular.

Costos y Contacto

Los costos son muy variados (los cajones flamencos para niños rondan los US$ 80, y un cajón flamenco profesional puede costar  US$ 160 por ejemplo), para consultar costos y ver más sobre sus trabajos les recomiendo visitar su página web: www.cancerberoluthier.com o a través de su correo contacto@cancerberoluthier.com  allí podrán establecer un contacto con el luthier y consultar todo lo que crean pertinente.