EL CAJÓN FLAMENCO (Manuel Salado) por Carlos Crisol

 

1.- INTRODUCCIÓN.

El Método más sencillo para aprender los Palos del Flamenco (Alegrías, Bulerías, Fandangos, Rumba, Seguiriyas, Sevillanas, Soleá, Soleá por Bulerías, Tangos y Tanguillos). Traducido a 4 idiomas (español, inglés, alemán e francés). En éste método se estudiará los palos del flamenco, desglosándolos en las siguientes formas: partes fuertes del compás con una mano, partes débiles del compás con una mano, partes fuertes y débiles del compás con dos manos. Ejercicios de velocidad lenta, media y rápida con guitarra.

 

2.- ANÁLISIS DEL MÉTODO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE DEL CAJÓN.

Existen únicamente dos partes de las que consta el método, la primera que son ejercicios de técnica y la segunda palos del flamenco.

 

En cuanto a la primera parte de ejercicios de técnica, se desarrollan las siguientes (golpes graves y agudos, redoble de un golpe y de dos golpes, progresiones binarias y ternarias, tresillos, quintillos, seisillos y mordentes). En cada uno de los ejercicios mencionados, establece diversos tempos en su realización (lento, medio y rápido), para que la persona que esté aprendiendo vea la evolución en complejidad de dichos ejercicios (los ejercicios no poseen libreto ni partituras, únicamente con el audiovisual).

 

La segunda parte de los palos del flamenco (Alegrías, Bulerías, Fandangos, Rumba, Seguiriyas, Sevillanas, Soleá, Soleá por Bulerías, Tangos y Tanguillos), está compuesta por una estructura fácil de seguir. Comienza con una breve explicación sobre el ritmo, los tiempos que posee, así como sus matices (sonidos fuertes y débiles), para posteriormente comenzar los ejercicios de partes fuertes, partes débiles, compás básico y compás lento, rápido y con alguna variación (con acompañamiento de guitarra). El sistema de cifrado que lleva en la parte inferior de la pantalla nos indica mediante barras de colores la diferenciación rítmica de sonidos graves, agudos, fuertes y débiles. La estructura en general es de gran sencillez, avanzando en complejidad alternando las partes fuertes con las débiles para luego juntar los dos sonidos en ambas manos, una vez asimilado el patrón básico.

 

3.- VALORACIÓN DEL MÉTODO DE ENSEÑANZA por Carlos Crisol.

A pesar de ser uno de los métodos más económicos y antiguos que hay en el mercado, posee mayor calificación y estructura que otros más modernos. Explica de forma muy sutil, básica, breve y fácil los ritmos y patrones básicos de los 10 palos fundamentes del flamenco en la actualidad, bajo una estructura de barras que indican las partes fuertes y débiles, así como la existencia de una evolución y complejidad en la interpretación una vez se asimila el ritmo base. El acompañamiento de la guitarra a la hora de los ejemplos o ejercicios lentos, rápidos y con variaciones, únicamente actúa como acompañamiento al cajón y no al revés.

 

Los ejercicios de técnica que aparecen al principio son muy básicos, pero la forma de explicarlos y su entendimiento es muy didáctico y fácil de entender, gracias al aumento de dificultad progresiva mediante los tres niveles de tempo: lento, medio y rápido.

 

La existencia de una única cámara frontal a la tapa de golpeo, hace que la uniformidad y constancia esté presente. En cuanto al sonido, el audiovisual es correcto, tanto de la voz en off como el sonido producido por Manuel Salado.

 

En definitiva, es un método que se puede ajustar mucho al bolsillo del aficionado o principiante, con una duración aproximada de una hora, pero una vez que se divisa y practica resulta útil, aunque los ritmos que plantea Manuel Salado son muy básicos, únicamente variados de forma muy breve, sin salirse del patrón general o básico.